Halloween: Fiesta de las golosinas y los disfraces

Los 31 de octubre trae para nuestros paises latinos una costumbre celta que es festejar la noche de brujas en víspera a la noche de Todos los Santos que es de tradición católica. Si bien genera controversia  el choque del paganismo con el cristianismo, y de la  oscuridad asociada a la magia y al miedo al otro mundo que desconocemos, es innegable que de a poco nuestros chicos disfrutan de esta fiesta que se va generalizando.
Como incorporarla a nuestras costumbres locales? como adaptarla para que no tenga un impacto negativo en nuestras creencias? Lo bueno de los inicios es que nosotros podemos darle el significado que deseamos tenga a futuro.
A todos nuestros hijos les gusta disfrazarse y celebrar con sus amigos y recibir golosinas, caramelos y cosas ricas. Y podemos hacerlo a nuestra manera.
En Palermo Dulce tenemos chocolates de Halloween hechos con imágenes tiernas de fantasmitas, calabazas, chocolates de las Monster High y brujitas lindas. Nada que asuste a nuestros pequeños sino que sea agradable y simpático para recibir y regalar. En Palermo Dulce consideramos que la presencia de ambas fiestas es una forma de explicarle a nuestra familia los conceptos de espiritualidad para las distintas religiones, por lo cual también tenemos ángeles de chocolate  que nos protegen  de los hechizos de Halloween